jueves, 24 de abril de 2014

Y déjame alejarme y perderme de la misma forma que me encontraste y me acerqué, cerraré con cuidado la puerta sin hacer ruido antes de que amanezca, me marcharé en el silencio de la calle junto a la brisa del mar. Déjame saborear el dolor del fin de este romance, porque solo así sentiré la victoria y el triunfo del amor, hasta que la amarga mudanza termine en otro rostro, otro cuerpo.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Amar es aprender con el corazón a dejar que las personas se marchen de la misma forma que dejaste que se acercaran.

 De esta forma siempre se mantendrán a la misma distancia, tal vez no físicamente,
pero su amor, que es lo más importante que te dio, siempre lo llevarás dentro.

martes, 4 de marzo de 2014

Cuando el amor nos hace, ni es tan grande este planeta, ni nosotros tan pequeños, no importa cuanto se alejen las personas las unas de las otras. Mi luz armoniza las diferencias que ilumina mientras soy iluminado por otras luces. Ni es tan grande el universo, ni yo tan pequeño, cuando cierro los ojos y amo. Amor que te atraviesa, amor que me atraviesa, desde la nada al todo, porque no hay principio ni final, aunque me pare en tus miradas, me pierda en tus silencios, y tus suspiros sean los que me expliquen lo que el amor nos hace, no las palabras que pronunciamos o nos callamos.

Disparado pero lento

Pierden el tiempo los poetas,
lo pierden buscándolas
lo pierden ordenándolas.
Porque no existe la forma
no existe el lugar.
Porque no puede medirse,
lo que no tiene medida.
Porque no puede explicarse
con limitadas palabras
la infinidad de lo que yo
llevo aquí dentro.

jueves, 16 de enero de 2014

Lloré después de tanto tiempo sin hacerlo, de esa tristeza que te forma un nudo en la garganta, y no te deja respirar del todo bien, y sientes que te falta el aire, que te ahogas, y te sientes cada vez más acalorado y retorcido en la cama. Lloré después de tanto tiempo sin hacerlo, y me volví a sentir humano.

martes, 15 de octubre de 2013

Eritis sicut dii

Y se alza como un dios,
sin medida en el tiempo.
Falto de significado,
y abundante indiferencia.
Mucho tiempo libre
y pocas horas muertas.

Aléjate de mí, aléjate de mí.
Porque yo solo me encuentro
donde se dictan los deseos
y se cumple mi voluntad.
Donde nacen los placeres
y vienen a morir las palabras.

No del todo mal,
pero profundamente culpable.

sábado, 20 de abril de 2013

Desafío Metafísico

Era una lucha, una constante lucha entre el deber y el deseo, entre la conciencia y la naturaleza, era como un cometa resumido en una noche, que se acercaba y se alejaba, una estrella fugaz. Fugaz, como la noche, como la sutileza, como la sutileza con la que rozan los dientes la lengua al pronunciar una palabra que contenga z. Efímera, y sin embargo, eterna, infinita, como siempre ha sido. El principio no existe, se fugó en el olvido, y el final no lo encontramos, no hay segmento, solo una linea, no hay principio ni final, solo la infinita lejanía y cercanía que nos mantiene extrañamente unidos. Nuestro pequeño y secreto desafío metafísico, el estar atentos el uno del otro, el olvidarnos, el recordarnos, el alejarnos, el querernos, el emborracharnos, el amarnos. La constante lucha, la incomprensión, el respeto a la universalidad de la cosas y el desprecio a la particularidad que no vuelva ya tan particular a cada individuo. El alcohol...El quédate para siempre, aunque salgas por la puerta. El no te marches nunca, aunque ya te hayas ido. No hay dolor, solo palabras que no dicen nada, sueño, y vómito.